¿Permitir imitaciones? ¿Prohibir copias? ¿Qué se valora para saber si hay plagio?

El mercado de la cultura o de los contenidos abarca múltiples productos combinados (libros, fotos, películas, canciones, etc.) y desarrolla un incremento exponencial de canales de distribución por las TICs. Sometido a autorizaciones y licencias (negociadas individualmente o a través de entidades de gestión) supone un continuo cuestionamiento de qué hace el Derecho ante la innovación y la creación.

Seguir leyendo